Pon a tono tu creatividad con estas técnicas poco convencionales

¡La fiebre del fitness continúa! Tras los abdominales perfectos y los glúteos de hierro… Da comienzo la operación cerebrín. El Brain Attack ha venido para quedarse y despertar nuestras neuronas. ¡Saludamos a los futuros musculitos de la creatividad!

Pero no te equivoques, ejercitarse a la originalidad requiere tiempo y paciencia, como cualquier otro deporte. Eso sí, en este entrenamiento ¡está prohibido aburrirse! Olvida las excusas para no ir al gym y prepárate para la iniciación en el arte de pensar diferente.

Y es que las sesiones para fomentar la creatividad se centran en huir del pensamiento lógico: entrenar al cerebro para ser impredecible. Hoy os contaremos cómo hacerlo de formas poco convencionales para competir por fin en las olimpiadas de la creatividad. Preparados, listos, ¡ya!

La ancestral técnica de los papelitos

Muchas veces decidiendo se pierde la esencia de lo fortuito. En Låpsüs somos grandes fans de lo inesperado así que hace tiempo empezamos a utilizar una forma de elegir y asociar ideas de forma subjetiva. ¿Cómo? Involucrando al Dios Papelito

Vamos, ¡un recurso de toda la vida! Escribir palabras en trocitos de papel y sacar uno o varios al azar. Este fiel ayudante en los rituales de creación sólo es invocado tras una buena investigación y elección de temática, pero nos ayuda a alejarnos de nuestros prejuicios.

Como técnica libre, podemos utilizarla de tantas formas como queramos. No hay reglas. Si buscamos un proceso divergente, podríamos apuntar en esos papeles todo aquello que se nos ocurra, para después, intercambiarlos y escribir nuevas ideas relacionadas con lo que estemos leyendo. 

Si por el contrario necesitamos una manera de converger, podríamos establecer una asociación de conceptos fruto de emparejar esos papeles al azar. Vuestra imaginación será el único límite para inventar las reglas y decidir qué hacer con los resultados.

Leer un libro con los ojos vendados

Partir de lo desconocido para crear es enfrentarse a hacer desde lo imprevisto y conectar con nuestras “ideas escondidas”. Y la literatura, como fuente inagotable de inspiración y libros por leer, puede ser ese punto de partida de nuevos conceptos. 

Para encontrar nuestro libro anónimo, nos presentaremos dentro de una librería, caminaremos por sus pasillos a ciegas, y cuando nuestro instinto nos mande la señal; escogeremos alguna obra anónima sin mirar. Entonces, la abriremos por cualquier parte y señalaremos un extracto al azar.

Puede ser una palabra, una frase o un párrafo, según lo que más nos divierta. Incluso podemos combinar varios trozos de libros diferentes. Elijamos lo que elijamos, estaremos delante de un nuevo reto y desconocemos hacia dónde nos llevará. Por eso, no juzgues el que te haya tocado y ¡déjate llevar!

Sentir a través de la música

Si la literatura es una fuente inagotable de inspiración, la música es un océano que mezcla poesía y sonido para conectar con todos nuestros sentidos. Recurrir a ella es buscar y escuchar lo que suscita dentro de nosotros para iniciar nuevos caminos.

Desde elegir una canción, un grupo o un género, hasta centrar nuestra atención en estrofas o en melodías… No hay caminos ni ideas preestablecidas. Quizás quieras relacionar sonidos con sentimientos, poner colores a una determinada música o inventar un código con el que elijas la segunda palabra de cada línea. 

Explora tu propia aventura musical y adónde te lleva con la única premisa de ¡nunca juzgar antes de recorrer el camino!

Nuestra mente acostumbra a hablar desde el pensamiento racional formulando ideas y conceptos en una sucesión lógica. La música, la literatura o el azar son solo algunos medios desde los cuales ejercitar al cerebro a pensar desde un lugar diferente y entrenarse a asociar conceptos alejados entre sí. Disfruta del entrenamiento ¡y no dejes de crear!

Annie Domínguez Tenreiro

Directora Creativa & Artística

Adoro las castañas y odio cualquier cosa punzante, cortante y pinchante. De pequeña, quería ser amazona de unicornios y la peor de mis travesuras fue utilizar a escondidas la Super Nintendo castigada. Juego a ser palabrarista y he declarado la guerra a las pipas de mandarina. ¡Soy un poco nerd!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscríbete a nuestro Blog

Subscríbete a nuestro Blog

Sé el primero en recibir nuestras novedades y últimas publicaciones

¡Gracias por unirte a la comunidad!